Siguiente publicación

¿Qué es la dislexia?



Los niños aprenden a leer a diferentes ritmos, y es normal que surjan dificultades en algún momento de este proceso de aprendizaje. No obstante, cuando los problemas se alargan en el tiempo y con la edad, y llegan a comprometer su bienestar emocional y rendimiento académico del niño de manera acusada, podemos estar ante una dislexia.


La IDA (International Dyslexia Association, 2002) describe la dislexia, o trastorno específico para la adquisición de la lectura, como una dificultad inesperada para adquirir la lectura que presentan algunos niños con una inteligencia, motivación y escolarización adecuada.


Se trata del trastorno de aprendizaje mejor estudiado y también del más frecuente. Los diferentes estudios realizados indican que entre el 5 y el 17% de la población sufre este tipo de problemática, y señalan que afecta por igual a niños y niñas.


Se sabe que es una dificultad de origen neurobiológico y que presenta una fuerte carga hereditaria. El 40% de los hermanos y entre un 30 y un 50% de padres de un niño disléxico también presentaron el trastorno. Los padres de niños disléxicos se sienten identificados a menudo con las dificultades que presenta su hijo, aunque nunca hayan sido diagnosticados.


Teniendo en cuenta la importancia de la adquisición de la lectoescritura en nuestro día a día, es clave realizar un diagnóstico e intervención precoces para evitar que los niños que presentan este trastorno de aprendizaje puedan ver comprometidos su desarrollo cognitivo y bienestar emocional.


Algunas de las señales de alarma que nos pueden ayudar a detectar la dislexia según el Instituto de la Mente Infantil (Child Mind Institute, 2017) son:


  • Dificultad importante para aprender a leer, que incluye problemas para pronunciar palabras nuevas y/o contar el número de sílabas en una palabra, hacer rimas, secuenciar y ordenar sonidos, asociarlos con letras y deletrear palabras familiares y pseudopalabras.

  • Falta de fluidez lectora (les supone mucho esfuerzo leer), rotación de letras y números al leer mantenida hasta los 8 años.

  • Problemas para entender logotipos y signos, leer horas, aprender las reglas de los juegos o recordar instrucciones complejas.

¿Qué pueden hacer los padres?

  • Explicar a los niños qué es la dislexia y las dificultades que puede causar adecuando su lenguaje para que puedan comprenderlo. Entender la dislexia es clave para aprender a manejar sus repercusiones tanto a nivel académico como emocional.

  • Reconocer sus dificultades y reforzar su esfuerzo a pesar de los resultados académicos obtenidos.

  • Ayudar al/la niño/a a identificar sus puntos fuertes. Esto es alentarlo en lo que destaca para mejorar su seguridad y autoestima.

  • Combatir la autocrítica negativa en relación a su inteligencia, expresiones como “es que soy tonto”. Se le pueden explicar historias de personajes famosos de éxito con dislexia. La idea es combatir el pensamiento erróneo de que la falta de inteligencia causa la dislexia.

La dislexia es un trastorno de aprendizaje crónico cuya afectación varía con la edad. La detección e intervención tempranas son claves para un mejor pronóstico. Es importante que los niños sepan a qué se deben sus dificultades, que se sientan comprendidos y apoyados, reconociéndoles no solamente los resultados sino también su esfuerzo y sus puntos fuertes.

#dislexia #niños #aprendizaje #educación #escuela #lectura #escritura #recomendaciones #señalesdealarma

Últimas publicaciones
Búsqueda por Tags
No hay tags aún.
Síguenos
  • Facebook Social Icon