Siguiente publicación

¿Qué es la ansiedad?



¿Quién no ha sentido alguna vez ansiedad cuando ha tenido que hablar en público o se ha tenido que enfrentar a una situación nueva? La ansiedad es un mecanismo adaptativo que nos produce una serie de sensaciones psicológicas y fisiológicas con el objetivo movilizarnos, mantenernos alerta, y nos ayuda a prepararnos ante aquellas situaciones que percibimos como de riesgo o peligro.


¿Y cómo nos movilizamos ante un estresor? No existe una conducta universal que se pueda realizar ante cualquier situación, sino que, más bien, el ser humano se adapta según la gravedad del peligro o amenaza. Utilizamos el recurso que consideramos más adecuado según la situación, que podría pasar desde huir hasta, incluso, atacar.


Entonces, ¿cuándo se habla de la ansiedad como un problema? Normalmente, cuando este mecanismo adaptativo se encuentra alterado, provocando la aparición de sintomatología sin ningún motivo o, inclusive, desencadenando respuestas ansiosas totalmente desproporcionadas para la situación. Así pues, hablamos de ansiedad como problema cuando su frecuencia y/o intensidad generan malestar e interfieren en el día a día de quien la experimenta.


De este modo, en el momento en que dicha sintomatología empieza a obstaculizar el desarrollo de una vida normal se podría empezar a hablar de un posible trastorno de ansiedad generalizada, que es el trastorno de ansiedad más común. Con el fin de ser diagnosticado, dicha persona tendría que cumplir una serie de criterios (DSM-V, Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, APA):


  • La sintomatología ansiosa se ha producido durante más días de los que ha estado ausente en los últimos, como mínimo, seis meses.

  • Al individuo le es difícil controlar la preocupación.

  • La sintomatología se asocia a (mínimo 3): inquietud, fácilmente fatigado, dificultad para concentrarse o quedarse con la mente en blanco, irritabilidad, tensión muscular, o problemas de sueño.

  • La ansiedad, preocupación o síntomas físicos causan un malestar significativo o deterioro en lo social, laboral u otras áreas importantes del funcionamiento.

  • La alteración no se puede atribuir al consumo de alguna sustancia u otra afectación médica.

  • La alteración no se explica mejor por otros trastornos o dolencias.


Ahora bien, se ha hablado de qué es y de qué síntomas produce, pero ¿cómo aparece dicha problemática? Pues la realidad es que la alteración del mecanismo se puede dar por muchas razones, por ejemplo: experiencias vitales que impliquen grandes cambios, situaciones muy amenazantes, el consumo de drogas de forma reiterada, etcétera.


En pocas palabras, es importante llevar un estilo de vida saludable y aprender a vivir con ese grado de ansiedad adaptativo que nos permite afrontar las situaciones del día a día. De esta forma tendremos más posibilidades de evitar que dichas preocupaciones se conviertan en una problemática.


La ansiedad es un mecanismo adaptativo que nos permite afrontar las situaciones amenazantes con mayor solvencia. Ésta no se considera un problema hasta el momento en que su sintomatología empieza a interferir en el día a día de la persona. Para solucionarlo, es recomendable que dicha persona acuda a un psicólogo que le permita ver la raíz del problema y le ayude a corregir los patrones desadaptativos que han provocado y mantienen la problemática.

#ansiedad #nervios #síntomas

Últimas publicaciones
Búsqueda por Tags
No hay tags aún.
Síguenos
  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Google+ Social Icon