Siguiente publicación

¿Qué son los TEA?



Es muy probable que alguna vez se haya oído hablar de TEA o Trastornos del Espectro Autista, pero ¿se sabe exactamente a qué se refiere este término?


Los TEA son un conjunto de alteraciones que afectan al desarrollo infantil, y que se producen porque existe un trastorno neurológico crónico de base. Estas alteraciones pueden manifestarse de formas muy diferentes dependiendo de cada niño. Es por ello, que se habla de “espectro”, para hacer referencia a que los síntomas de estos trastornos pueden aparecer de diferente manera, y su gravedad también varia de unos niños a otros. Esto es, el término TEA incluye desde casos muy graves, a otros más leves y de mejor pronóstico.


En los últimos años, los diferentes estudios realizados sobre el tema señalan que uno de cada 160 niños sufre un TEA. También se señala que afecta 4 veces más a niños que a niñas, y que se da con la misma frecuencia en todos los grupos culturales y sociales.


No se conocen exactamente cuáles son sus causas. Los estudios realizados sobre el tema señalan un posible origen multicausal de estas dificultades (causas genéticas, neuroquímicas, víricas, etc.).


Estos trastornos se definen por una serie de características que están presentes desde la infancia y que delimitan o incapacitan el funcionamiento de la vida cotidiana de quien los sufre. Estas alteraciones se refieren a:


  • Alteraciones en las habilidades de interacción social – Podemos encontrar desde niños que no tienen ninguna intención de relación, hasta aquellos otros que tienen interés por los demás, pero presentan dificultades debido a su falta de empatía y de conocimiento de las reglas que regulan las interacciones sociales.

  • Dificultades en las habilidades de comunicación y lenguaje – La variada sintomatología de este tipo de trastornos puede manifestarse desde la incomunicación absoluta que se observa en los niños que no tienen intención comunicativa, hasta otros que adquieren el lenguaje, pero encuentran dificultades en su uso (no entienden el doble sentido, la ironía, etc.)

  • Presencia de un repertorio restringido de intereses y comportamientos – Desde el predominio de conductas estereotipadas y ritualistas en algunos niños, hasta manifestaciones de inflexibilidad como son las ideas obsesivas, rígidas y perseverantes.


Algunos niños también presentan otras características, como hipersensiblidad a algunos estímulos auditivos (sonidos), táctiles (tejidos, texturas, etc.), olfativos o incluso a algunos sabores.


Se trata de un trastorno crónico, no tiene cura. Acompañará a quien lo sufre durante toda su vida, pero también es importante destacar que sus manifestaciones van cambiando de un momento evolutivo a otro. Además, existe una tendencia a la disminución de las dificultades en el comportamiento a medida que estos/as niños/as se van haciendo mayores.


Estos niños/as, aunque muchas veces no lo manifiesten o les cueste expresarlo, tienen las mismas necesidades de afecto y apoyo familiar que los demás. Es importante conocer las características específicas de cada niño/a para establecer cuáles son sus necesidades y puntos fuertes, e iniciar lo antes posible las acciones específicas (tratamiento e intervención) para favorecer su desarrollo e integración social.

#autismo #TEA