Siguiente publicación

Cómo explicar la muerte a los más pequeños



Estos días en muchos lugares son de celebración. Aquí, además de la Castanyada y Halloween, también se celebra la festividad de Todos los Santos, un día en el que se recuerda a los seres queridos que ya no se encuentran con nosotros. Tradicionalmente la gente suele ir a los cementerios a llevar flores a los familiares o amigos que han fallecido. Es un día de recuerdo, y también de pasar tiempo en familia.


En general, la muerte no es un tema recurrente en nuestro contexto social actual. Los adultos no solemos hablar de ella, porque suele inquietarnos, puede que incluso nos angustie enfrentarnos a ella; y además de cuando nos afecta por el fallecimiento de alguien cercano, es en días como mañana cuando puede que la tengamos más presente. Es por ese rechazo a hablar del tema, y también por proteger, que muchas familias tienen dificultades para abordar el concepto de muerte con los niños y terminan convirtiéndolo en un tema tabú.


¿Es adecuado explicar la muerte a un niño? No solo es adecuado, sino que es necesario. Los niños suelen tener dudas y preguntas sobre este tema, y buscan respuestas en sus personas de referencia. Cuando se dan cuenta de que al preguntar los adultos se angustian, ellos también lo hacen, de ahí que acaben por no preguntar y crear sus propias teorías sobre la muerte, lo que puede perjudicarles.


¿Cómo se recomienda explicar la muerte a un niño según su edad y nivel de desarrollo?


  • Es importante explicarles la verdad, pero adaptando nuestras palabras al momento evolutivo en el que se encuentre el niño. Los niños de hasta 2 años no entienden el concepto de muerte, ni están preparados para entenderlos. Para sobrellevar una muerte en este periodo es importante mantener sus rutinas y evitar que perciban cambios en su contexto. Entre los 3 y los 6 años todavía creen que la muerte es reversible y temporal, y entienden lo que se les dice de manera literal. Entre los 6 los 10 años su capacidad de comprensión del concepto de muerte aumenta, al finalizar esta etapa ya son capaces de entender que la muerte es universal e irreversible. Es normal que en este periodo pregunten, y a partir de los 8-9 años ya se considera adecuado que participen en los rituales funerarios explicándoles previamente lo que van a ver.

  • Cuando se produce la muerte de un ser querido, hay que comunicárselo a los niños lo antes posible y se recomienda que lo explique una persona con la que tengan confianza. Es importante explicar lo sucedido de manera progresiva, y dejar que el niño pregunte lo que considere en el proceso y exprese lo que siente.

  • Hay que exponer la muerte siendo realistas. Se pueden utilizar ejemplos de la naturaleza para ayudarles a comprenderlo. Cuando se haya terminado de explicar, pueden utilizarse dibujos, cartas, cuentos, para que se despidan a su modo de quien ha fallecido.

  • Es importante mostrar comprensión y dejar que expresen lo que sienten. Hay que ayudar a que expongan sus sentimientos, escucharlos y resolver sus inquietudes cuando las planteen. Explicar las causas de la muerte del familiar, y tranquilizarles señalando que las personas de referencia están bien y a su lado.

  • No convertir lo ocurrido en un tema tabú. Compartir fotografías, historias o recuerdos sobre la persona fallecida, y hablar con naturalidad de lo ocurrido evitará que la experiencia de muerte se convierta en algo patológico.


La muerte no es un concepto fácil de comprender. Afrontar la muerte como algo natural, respetando y teniendo en cuenta las emociones e inquietudes de los niños, ayudará a que se sientan acompañados en el proceso y que aprendan a integrar esta experiencia en su historia de vida.

#muerte #niños #pautas #duelo