Siguiente publicación

Los videojuegos online. Pautas para un uso adecuado



Actualmente hay muchos niños/as y adolescentes que invierten parte de su tiempo de libre jugando a videojuegos, entre ellos los juegos online, una modalidad que además de ofrecerles entretenimiento, les permite interaccionar con sus iguales, convirtiéndose en una forma más relación social.


En este contexto, la mayoría de niños/as o adolescentes hace un uso responsable de los juegos online, pero también los hay que pueden llegar a obsesionarse por esta forma de ocio. ¿Cuándo los padres deben empezar a preocuparse?


  • Cuando los niños/as dejan de salir o socializar con sus iguales.

  • Cuando abandonan actividades que les gustan por dedicar su tiempo al juego online.

  • Cuando permanecen horas jugando especialmente de noche, y la falta de horas de sueño condiciona su desempeño diario.


Para evitar que el juego online termine comprometiendo el bienestar y desarrollo psicológico de los más pequeños, es importante establecer límites en el tiempo que se dedica a este tipo de actividad y asegurarse de que se cumplen.


El Child Mind Institute plantea las siguientes recomendaciones y pautas para ayudar a los padres a limitar el tiempo de uso de los videojuegos, entre ellos, los juegos online:


  1. El tiempo de juego debe estar permitido únicamente después de cumplir con las responsabilidades del día a día. Jugar no es un derecho, sino un privilegio o consecuencia positiva que hay que ganarse.

  2. Establecer límites de tiempo claros para dedicar a los videojuegos. La Academia Americana de Pediatría recomienda no dedicar más de 60 minutos al día en horario escolar, y menos de 2 horas al día los días que no hay colegio. En niños menores de 6 años, el tiempo de exposición a pantallas debe ser inferior a 1 hora al día.

  3. Adaptar las reglas a la evolución del niño/a. La idea es plantera reglas por un tiempo determinar, para después revisarlas dependiendo de su aceptación y funcionamiento.

  4. Establecer consecuencias claras y realistas por no cumplir las normas. Esto es, las consecuencias por pasarse de horas de juego deben ser consecuentes, e inmediatamente aplicadas para que sean efectivas.

  5. Conocer los juegos a los que dedican su tiempo los niños. Hay juegos online que no son recomendables para menores, es importante también tener normas claras sobre los tipos de juego permitidos.

  6. Mantenerse firme en la aplicación de las normas, ser constante y no ceder.

  7. Plantera actividades alternativas al juego online para evitar la dependencia y el uso excesivo de este tipo de ocio.

  8. Reforzar positivamente la realización de otras actividades que no sean los videojuegos online. Es muy probable que el tiempo dedicado a los videojuegos online se convierta en motivo de discusión entre padres e hijos. El refuerzo positivo de la realización de otras actividades y el compartir tiempo con los hijos puede ser una forma de mejorar la relación, y mejorar la motivación del/la niño/a.










#videojuegos #videojuegosonline #pautas #educación #hijos #adolescentes #Niños #ocio