Siguiente publicación

Las vacaciones, un buen recurso para recargar pilas



En verano el mes de agosto para muchos es también el mes de las vacaciones por excelencia. Pensamos en las vacaciones como una oportunidad para descansar y desconectar de la rutina, para disfrutar de nuestro tiempo libre dedicándolo a actividades que no podemos hacer el resto del año. Sin embargo, la felicidad durante las vacaciones más que de lo que hacemos, se crea a partir de la propia actitud, de cómo vivamos estos días y de con quién compartimos ese tiempo.


El verano suele ser una época del año bastante idealizada, pero hay que tener en cuenta también que el pasar más tiempo con nuestra familia y amigos, puede hacer que aparezcan roces o conflictos fruto de la convivencia.


Para disfrutar del verano y de las vacaciones, planteamos algunas recomendaciones:


  1. Seguir una rutina y establecer hábitos propios para esta época del año, teniendo en cuenta nuestras posibilidades.

  2. Disfrutar de momentos individuales y compartidos con nuestros seres queridos. Es importante realizar actividades familiares, pero también disfrutar de un espacio propio e individual.

  3. Evitar la utilización constante de nuevas tecnologías para favorecer la comunicación familiar.

  4. Programar actividades familiares asequibles siempre que sea posible, hacer excursiones o pequeñas salidas a sitios cercanos para salir de la rutina y vivir nuevas experiencias.

  5. Descansar y desconectar del día a día para “recargar pilas” y volver al trabajo y a la rutina con mejores energías.


Es importante vivir las vacaciones como una oportunidad para desconectar de nuestro día a día y recuperar energía, sacando el mejor partido de las propias circunstancias y aprovechando para disfrutar del buen tiempo y de nuestros seres queridos.

#vacaciones #verano #bienestar #energía