Siguiente publicación

La depresión en la infancia



Entendemos la depresión como como un trastorno del humor, que se constituye por un conjunto de síntomas, entre los que predominan los de tipo afectivo (tristeza, desesperanza, apatía, anhedonia, irritabilidad) y que también puede llevar asociados otros de tipo cognitivo y físico. En general la depresión hace referencia a una afectación general del funcionamiento de quien la padece, con especial énfasis en la esfera afectiva.


En la actualidad la depresión ha dejado de ser una enfermedad propia de los adultos, ya que cada vez hay más niños diagnosticados con este tipo de trastorno, de hecho, estudios recientes señalan que un 2% de los niños y entre un 4 y un 8% de los adolescentes la sufren.


A la hora de diagnosticarla e intervenir es importante tener en cuenta que los síntomas de la depresión varían según la personalidad del niño y la etapa del desarrollo en la que se encuentra. Con todo, ¿a qué características o signos deben estar alerta los padres para buscar ayuda?


  • Irritabilidad o tristeza. Los niños suelen estar más irritables o susceptibles que tristes.

  • Pérdida de interés en actividades que antes les gustaban o con las que disfrutaban.

  • Aislamiento social.

  • Cambios en el apetito, que pueden llegar a afectar su peso en forma ganancia o pérdida destacable.

  • Cambios en el patrón de sueño, presentando problemas para dormir o sueño excesivo.

  • Cambios a nivel psicomotriz, manifestados en dificultades para estar quieto o enlentecimiento excesivo en sus movimientos y respuestas.

  • Pensamientos de culpa e inutilidad.

  • Problemas de concentración, que se manifiestan con frecuencia en bajadas bruscas del rendimiento académico.

  • Pensamientos de muerte o autoagresiones.


Si bien es importante estar alerta y actuar cuando se detectan este tipo de síntomas en los más pequeños, también hay que sabe diferenciar la depresión de la tristeza. La tristeza es una emoción que tiene una función adaptativa, nos ayuda a expresar nuestra pena. La depresión en cambio es una alteración grave del estado de ánimo, cualitativamente diferente a la tristeza y que requiere de tratamiento y ayuda específica.

#depresióninfantil #pautas #padres #niños #tristeza #salud